¿Por qué comprometernos con la primera infancia?
Es fundamental reconocer que en las primeras edades se desarrollan y maduran las capacidades fundamentales y prioritarias: área del lenguaje, sensorial, física y psicológica, de una manera global. Es un período vital, caracterizado por un potente ritmo evolutivo, donde la capacidad de adaptación del sistema nervioso y del cerebro es un factor determinante para el desarrollo posterior. Por este motivo, se debe posibilitar que las primeras experiencias del niño con el mundo exterior, garanticen el máximo desarrollo global de todas sus capacidades.

Simultaneamente, es importante observar el desarrollo humano y el desarrollo infantil, desde la perspectiva de los derechos, supone posicionarse en una opción política y ética hacia lo humano.

La Convención de los Derechos del Niño, aprobada en 1.989 por la Asamblea General de las Naciones Unidas, constituye al mismo tiempo un momento de síntesis de esfuerzos iniciados en décadas anteriores, y un punto de partida para repensar la atención a la niñez.

Desde la primera infancia los niños y las niñas son sujetos titulares de los derechos reconocidos en los tratados internacionales, en la Constitución Política y en este Código. Son derechos impostergables de la primera infancia, la atención en salud y nutrición, el esquema completo de vacunación, la protección contra los peligros físicos y la educación inicial.

La Convención establece un conjunto de derechos que se agrupan en cuatro categorías:

  • Derecho a la vida y la supervivencia
  • Derecho al desarrollo
  • Derecho a la protección
  • Derecho a la participación
  • Estas cuatro categorías abarcan un conjunto de condiciones para que los niños y las niñas cuenten con oportunidades para un sano desarrollo y una satisfactoria calidad de vida

El Ambiente Educativo

El ambiente educativo debe ser el espacio donde existen y se desarrollan las condiciones favorables de aprendizaje, donde los participantes desarrollen capacidades, competencias, habilidades y valores. No sólo deben ser la condiciones materiales necesarias para la implementación de unos contenidos, también hacen parte las relaciones que existen entre los maestros y los alumnos, las experiencias vividas por cada uno de los participantes, las actitudes, las condiciones socioafectivas, las relaciones con el entorno. De acuerdo con esto, el ambiente es un medio de comunicación no verbal, que interacciona con el individuo, lo transforma y a su vez es transformado por él.

 
¿Cuál es el verdadero costo de no invertir en la primera infancia?
La mejor decisión del país en términos económicos y sociales es la inversión en la primera infancia por sus grandes retornos no solo económicos (ahorros en salud, criminalidad, formación del capital humano), sino por la creación y fortalecimiento del capital social
  • Por cada US $1 que se deja de invertir en educación inicial de calidad en diversas modalidades, se requerirán US $475 en educación especial, reeducación de delincuentes y otros
  • Por cada US $1 no invertido en inmunización, se requerirán US $10 en costos médicos posteriores
  • Por una cifra cercana a US $850 no invertidos en educación compensatoria, se requerirán US $4000 en costo de repetición de un año escolar