Centro Cooperador de UNESCO
 

Menu Principal

Maestría en Educación y Desarrollo Humano

Líneas de Investigación

Línea de Investigación

DESCRIPCIÓN DE LOS GRUPOS Y DE LAS LÍNEAS DE INVESTIGACIÓN MAESTRÍA EN EDUCACIÓN Y DESARROLLO HUMANO.  SEDE MEDELLÍN.

 

1|. Línea de Investigación: Socialización Política y Construcción de Subjetividades

 

Esta comunidad académica centra su atención en la relación entre subjetividad y socialización política desde una perspectiva Inter y trans-disciplinar alrededor de categorías como la configuración de lo público, la democracia y la ciudadanía. Así mismo, desde una perspectiva generacional, socio histórica, cultural, de derechos y de género, los estudios que fundamentan la línea están interesados en caracterizar los nuevos modos de distribución del poder en las prácticas sociales cotidianas y en las formas en que los actores sociales, cuyas voces se han relegado o excluido, producen y re-producen los contratos sociales.

 

De esta manera, la línea se ocupa de problemas teóricos relacionados con: - La adopción y negociación de normas en la diversidad de relaciones sociales, los imaginarios, representaciones y patrones de valor cultural que inciden en la construcción de acción social colectiva. - La construcción de biografías y narraciones individuales y colectivas que posibilitan la des-institucionalización e institucionalización de prácticas hacia la configuración de lo público, la democracia y la ciudadanía. - Los escenarios de constitución de los procesos de socialización política y construcción de subjetividades en la vida cotidiana, como terreno y fuente de prácticas políticas. - Los significados y las interpretaciones culturales de la política que desafían las prácticas políticas dominantes. - Los procesos de tipificación, habituación e institucionalización de prácticas no discursivas y discursivas que son apropiadas y transmitidas, pero, a su vez, resignificadas por las nuevas generaciones en sus procesos de socialización localizada en el espacios concretos y épocas históricas diversas. - El arte y su relación con los procesos de socialización política y constitución de las subjetividades y - Las formas contemporáneas de gobierno del sujeto, de la producción de sus subjetividades, de la conducción de sus conductas y la regulación de su vida.

 

Los objetivos que la Línea se ha trazado son los siguientes:

  • Construir conocimiento comprensivo y fortalecer redes de conocimiento y de práctica social acerca de los procesos de desarrollo moral y socialización política en niños, niñas y jóvenes que contribuyan al ejercicio de la ciudadanía y a la configuración de espacios democráticos.
  • Sistematizar y comunicar los resultados en publicaciones.
  • Promover la formación de nuevos investigadores.
  • Participar en redes nacionales e internacionales.
  • Incidir en políticas y programas dentro del área

 

En el periodo 2010-2017, en la maestría se han concluido 74 trabajos inscritos a esta línea

 

Esta línea pertenece al grupo de investigación Perspectivas políticas, éticas y morales de la niñez y la juventud.

 

GRUPO DE INVESTIGACIÓN PERSPECTIVAS POLÍTICAS, ÉTICAS Y MORALES DE LA NIÑEZ Y LA JUVENTUD.

 

Llegar a ser comunidad académica con reconocimiento nacional e internacional, orientada a la construcción del conocimiento científico socialmente relevante acerca de los procesos de constitución del sujeto moral, ético y político y de la subjetividad política de los niños, niñas y jóvenes así como de los escenarios en que estos procesos ocurren; tal conocimiento requiere enfatizar la dimensión comprensiva como posibilidad de reconocer distintos significados de las realidades sociales y detectar y generar múltiples formas de regulación social y convivencia ciudadana, que se proyecten en políticas públicas y programas que afecten de manera positiva la calidad de los niños, las niñas y los y las jóvenes del continente.

 

Clasificación: Categoría A. Colciencias (convocatoria 781 de 2017)

 

Objetivos

  • Producir y ampliar conocimiento acerca de los procesos de constitución del sujeto político, ético y moral en niños, niñas y jóvenes en contextos como el colombiano y latinoamericano.
  • Producir y ampliar conocimiento comprensivo sobre los procesos de configuración de la subjetividad política, la construcción de justificaciones y argumentaciones morales, los procesos de agenciamiento propios de la socialización política, como marcos de entendimiento del campo de la niñez y la juventud en contextos particulares de violencia y falta de legitimidad de las libertades y la dignidad humana.
  • Sistematizar y comunicar los resultados del conocimiento nuevo y ampliado en producción escrita orientada hacia la comunidad académica nacional e internacional.
  • Promover la formación de nuevos investigadores en los niveles de Maestría y Doctorado, en los campos propios de la actividad del grupo.
  • Participar en la creación, desarrollo y consolidación de redes nacionales e internacionales de pares, comunidades académicas e instituciones,  en torno a la producción de conocimiento en niñez y  juventud.
  • Aportar criterios conceptuales y metodológicos para la formulación e implementación de políticas y programas relacionados con los procesos de formación ciudadana de niños, niñas y jóvenes orientados a su empoderamiento y a la reconstrucción de tejido social en los micro y macro espacios en los que configuran su subjetividad y su identidad, desde perspectivas plurales de derechos y de género.
  • Incidir en la realidad social, política y económica y cultural en las que se desempeñan los niños, niñas y   jóvenes, por medio de diferentes estrategias de comunicación  y acción social.
  • Contribuir a que el país y América Latina den la debida prioridad a  la niñez y la juventud, generando conocimiento acerca de las relaciones entre niñez y  juventud, con el desarrollo social, entre éste y el desarrollo económico, y entre los anteriores y  la cultura.
  • Promover como prioridad en Colombia la discusión sobre políticas públicas en niñez y juventud.
  • Construir y divulgar conocimiento sobre las políticas públicas, sobre el papel del estado en su ejecución y sobre los mecanismos de participación ciudadana; también sobre programas y proyectos significativos en esta materia y el impacto social y humano de estos.
  • Contribuir a la generación de conocimiento pertinente para el diseño de políticas y programas en niñez y juventud, tanto como para la construcción de sistemas de información, de gestión, monitoreo y evaluación.
  • Consolidarse como comunidad académica en los ámbitos mencionados, mediante el debate, la investigación y la comunicación de resultados a nivel individual y colectivo, que tenga visibilidad como grupo en América Latina y permita lograr un eficaz intercambio de conocimientos.
  • Promover la formación de redes y alianzas orientadas a la construcción, gestión y evaluación de políticas públicas de niñez y juventud.

 

Producción del grupo de investigación[1]: Artículos 156, Libros 75 y Capítulos de libro 80.

 

 

  1. Línea de Investigación: Ambientes Educativos

 

La línea privilegia el estudio de los ambientes educativos, es decir, se ocupa de indagar sobre el “conjunto de condiciones o circunstancias físicas, sociales, económicas, biológicas, culturales, psicológicas entre otras, que permiten y favorecen o dificultan y entorpecen el que los seres humanos aprendan y enseñen, es decir que construyan e intercambien conocimientos y/o experiencias” (Roldán e Hincapié, 1999). Por lo tanto, el ambiente educativo integra condiciones propias del sujeto, de la interacción social y del espacio que los acoge.

 

En esta línea, el ambiente educativo se refiere, en primer lugar, a los sujetos que establecen la interacción para habitar y significar el espacio. El sujeto no se encuentra frente al ambiente sometido a sus particulares caprichos, por el contrario, participa activamente de su conformación y transformación, de la mano del sentido que le atribuye y de la importancia que le otorga con relación al desarrollo de su propia condición humana y a la vivencia que acuerda con los otros.

 

En segundo lugar, el ambiente educativo alude a la relación de sujetos en las que la interacción favorece intensos intercambios y negociaciones de sentidos, valores y significados.  Así que no basta con que seres humanos estén frente a otros seres humanos. La relación va más allá de esto, pues se pone en la inter-acción.  Interactuar significar actuar recíprocamente con otros y coordinar las acciones con arreglo a fines comunes y compartidos.

 

En tercer lugar, aparece el espacio como un elemento central de la concepción del ambiente educativo. El espacio va más allá de lo físico, de tal forma que se le atribuye una influencia notable y decidida en los procesos de enseñanza y aprendizaje, que no son otra cosa que interacciones humanas dirigidas a la formación de los sujetos. Dicho con otras palabras, el ambiente en su dimensión espacial busca “promover la preparación integral del individuo en interacción social y bajo las circunstancias del contexto histórico y cultural en el que se encuentra, de tal manera que pueda aproximarse al mundo científicamente y articularse activamente a la sociedad” (Díaz Monsalve y Quiroz Posada, 2005:62)

 

En este sentido, debe decirse que cuando se alude al ambiente, normalmente se asume como el ámbito físico que rodea la relación humana. Algunos han afirmado que el ambiente puede entenderse como el producto de la interacción del hombre con el entorno natural, pues se trata “de una concepción activa que involucra al ser humano y, por tanto, involucra acciones pedagógicas en las que quienes aprenden están en condiciones de reflexionar sobre su propia acción y sobre la de los otros, en relación con el ambiente” (Duarte, 2003:98). 

 

El ambiente denota una integralidad vital que habla de la posibilidad que ofrece para la relación y la interacción humana. En primer lugar, como entorno natural en el cual tiene lugar la vida y las interacciones creativas y diversas entre los seres humanos; se trata principalmente de superar la idea del ambiente restringido a lo físico para abrirse a otras oportunidades de relación con el ambiente como construcción significativa de la cultura.

 

En segundo lugar, como escenario que acoge a los sujetos y es testigo de la interacción que tiene lugar entre ellos. El escenario es el contenedor de la interacción, razón suficiente para considerar su importante influencia en la manera como éste se configura y desarrolla. Bastante razón tenía Berger y Luckmann (2001) al decir que el proceso por el cual se llega a ser hombre “se produce en una interrelación con un ambiente. Este enunciado cobra significación si se piensa que dicho ambiente es tanto natural como humano” (2001:68).

 

Así, el ambiente es una construcción que se configura en el ir y venir de las personas que habitan y significan el espacio social, es decir, se constituye en un ejercicio de apropiación y de sensibilidad que hacen las personas para habitar, transitar, vivir y dar sentido a las vivencias y experiencias que tienen lugar en relación consigo mismo y con los otros.  En este sentido, Restrepo sugiere entender al ambiente educativo “como un clima cultural, campo de agenciamientos simbólicos que nos inscribe en ese medio de cultivo específicamente humano que es el lenguaje” (1993:21).  El ambiente educativo comporta una expresión sensible, calificada por este autor como estética social, es decir, como aquella forma de sensibilidad que alberga la experiencia colectiva de afección que comparten los grupos y que determina, de una u otra manera, el curso del comportamiento social.

 

Si bien ha sido la escuela la protagonista de estas reflexiones relacionadas con los ambientes educativos, podemos afirmar que el estudio de otros ambientes considerados educativos ha venido ganando terreno, pues como acertadamente lo afirman Roldán e Hincapié (1999), otros ambientes “recobran el estatus de espacios educadores totales, aunque poco reconocidos, por la supremacía que la escuela ha tomado, a pesar del cumplimiento de su misión calladamente” (1999:13). A este respecto, han ganado terreno las investigaciones sobre ambientes favorablemente determinantes en los procesos de aprendizaje tales como la calle, la esquina, la biblioteca y el parque, entre otros.

 

Por otro lado, aludir a los ambientes educativos potenciadores, transformadores y reconstructores, implica también concebir a la educación y sus fines puestos más en el compromiso de ampliar los márgenes de expresión y despliegue de la auténtica libertad del hombre como ser, como esencia viva y presencia inquietante. La libertad es una de las finalidades de la educación, pues es preciso crear ambientes que le permitan a los sujetos la expansión de la libertad, esto es, que favorezcan y promuevan su ejercicio en toda su dimensión. Por ello, “[…] “enseñar es resistir” y educar un acto político consistente en hacerse garante (autor) de lo indeterminado, de la capacidad humana de comenzar algo nuevo, experiencia de la cual es la libertad política” (Cornu, 2005:247). 

 

Indudablemente, el ambiente educativo debe propiciar la creación de espacios que favorezcan la comunicación y el encuentro de las personas en donde los materiales y las actividades estimulen la curiosidad, la capacidad creadora y el diálogo. Además, dichos espacios deberán permitirles a las personas la expresión libre de ideas, expectativas, intereses y necesidades en una relación ecológica con la cultura, la sociedad en general y consigo mismos. 

 

Los ambientes deben estimular la libertad como un ejercicio vital de la condición humana que se expresa en la relación con los otros.  Así pues, compartimos la idea de que el ambiente educativo es “esa red viviente, agenciadora de ideas, afectos y acciones que podría constituirse en factor determinante en la formación del estudiante si proveyese y posibilitase al niño la exploración y el enriquecimiento de las experiencias necesarias para la construcción de un marco de acción vital” (Moreno, Molina y Segura, 1993:17).

 

Como objetivos, la línea se ha trazado los siguientes:

  • Construir y ampliar el conocimiento sobre la naturaleza y características de los ambientes educativos, esto es, las relaciones entre actores (niños, niñas, jóvenes, agentes socializadores), condiciones de los escenarios (familia, escuela, medios de comunicación, calle, ludoteca, biblioteca) y contenidos que en ellos circulan.
  • Caracterizar los procesos educativos actuales y ampliar el conocimiento en torno a los arreglos institucionales requeridos para lograr su correspondencia con las especificidades de los sujetos y los contextos contemporáneos.
  • Contribuir a la formación de nuevos /as investigadores/as y a la constitución de una comunidad académica que soporte la discusión profunda en cuanto a ambientes educativos favorables al desarrollo humano.
  • Sistematizar y comunicar los resultados en publicaciones.
  • Participar en redes nacionales e internacionales.
  • Incidir en políticas y programas dentro del área.

 

Actualmente, la línea está participando en la Segunda fase del proyecto Regiones investigativas en Educación y Pedagogía en Colombia: construcción de un mapa de la actividad investigativa para el período 2010-2018. Proyecto realizado por: Centro de Estudios Avanzados en Niñez y Juventud de la Universidad de Manizales y el CINDE, Universidad de Caldas, Universidad Francisco de Paula Santander, Universidad Católica de Oriente de Rionegro Antioquia, Universidad Surcolombiana, Universidad Santiago de Cali, Universidad de Santo Tomás de Bogotá, Secretaría de Educación del Municipio de Manizales, Universidad de Ibagué, Universidad del Magdalena, Universidad de San Buenaventura Sede Bogotá.

 

En el periodo 2010-2017, en la maestría se han concluido 86 trabajos inscritos a esta línea.

 

 

  1. Línea de Investigación: Familias e infancias en la cultura 1

 

Infancias es un concepto que ha adquirido densidad en los últimos años en América Latina y el Caribe a partir de cuatro consideraciones principales. En primer lugar, se trata de una construcción social y cultural que ha variado en el tiempo, especialmente a lo largo de los siglos XX y XXI, a partir de discursos, saberes expertos, narrativas y prácticas que refieren a sujetos con especiales atributos, por ejemplo su fragilidad, su anormalidad, su situación de irregularidad, su inminente riesgo y su carácter de sujetos de derechos, aunque también se les sigue considerando en moratoria social. En segundo lugar, también se trata de imágenes construidas por las sociedades alrededor de prescripciones, idealizaciones, pero también de prácticas específicas que se legitiman o deslegitiman y que afectan la configuración de los mundos de vida de estos sujetos. En tercer lugar, el plural además de ratificar la diversidad de formas de vivir la niñez en perspectiva de género, de sexualidad, de etnias, de clase social, de territorios y de generaciones, alude a la emergencia de subjetividades y corporalidades divergentes, singulares y transitorias, especialmente tramitadas alrededor de la razón sensible, esto es, otros modos de ser y estar en el mundo a partir de lenguajes, saberes y prácticas estéticas. Por último, tras la persistencia de condiciones de violencia, desigualdad y exclusión en la mayoría de países de la región, infancias se constituye en un núcleo de reflexión necesario no solo por la necesidad de prevenir o atenuar mediante políticas y programas los factores que inciden en su vulneración y victimización, sino porque la presencia de estos agentes en la adversidad de la guerra, el conflicto social y la pobreza paradójicamente provoca la emergencia de potencialidades para ampliar espacios democráticos, emprender luchas por la verdad, la justicia, la reparación, la dignidad y el buen vivir.

 

En relación con el concepto familias, vale mencionar que durante las últimas tres décadas, los estudios sobre familias en las Ciencias Sociales han provocado un giro analítico – interpretativo de gran relevancia en relación con objetos de estudio convencionales, especialmente situados en la psicología y la medicina, los cuales, históricamente, han abordado la constitución, estructura y/o dinámicas de las familias a partir de taxonomías sociales y parentales, patologías e intervenciones. Tras las nuevas realidades que configuran las familias contemporáneas, tales como la migración, la precarización laboral, las violencias asociadas con la desigualdad y la exclusión así como la reducción de espacios democráticos, pero a la vez tras las conquistas de derechos adquiridas a través de algunas luchas de movimientos sociales y sectores progresistas de la sociedad civil, se han ido desnaturalizando ciertas percepciones, prejuicios, representaciones y prácticas asociados con la maternidad y la paternidad, el matrimonio, la crianza y los procesos de socialización, entre otros aspectos adscritos al modo de funcionamiento de la familia moderna (Burín y Meler, 2000).

 

Particularmente los Estudios Culturales, las perspectivas feministas, los Estudios Decoloniales y algunos enfoques críticos, ubicados en disciplinas como la antropología, la sociología, la historia, la psicología y el trabajo social, han mostrado mediante investigaciones cómo se están transformando las familias a partir de nuevas formas de vínculo y parentesco, otros modos de maternidad y crianza, así como formas emergentes de socialización y educación de los hijos e hijas tras la presencia de nuevas masculinidades y feminidades. Sin embargo, más allá de los debates teóricos que orientan las investigaciones contemporáneas sobre familias, es importante reflexionar sobre las perspectivas de investigación que podrían aportar criterios y procedimientos útiles para continuar en este proceso de deconstrucción de conceptos, discursos y textos sobre las familias contemporáneas.

 

 

 

1 Profesor del Doctorado en Ciencias Sociales, Niñez y Juventud. Director de la línea Infancias y Familias en la Cultura.

 

 

La cultura es un término polisémico, desarrollado desde finales del siglo XIX por la antropología y la sociología, y luego empleado y problematizado por otras disciplinas de las Ciencias Sociales para dar cuenta de lenguajes, prácticas, y en general de toda aquella producción simbólica y material que contribuye a la construcción, reproducción y transformación del significado. Con el surgimiento de los Estudios Culturales desde 1964 y la emergencia del llamado giro interpretativo en las Ciencias Sociales, desde la década de 1970, la cultura fue asumida como un sistema relacional de concepciones, expresadas en formas simbólicas, a través de las cuales las personas y grupos comunican, perpetúan y desarrollan su conocimiento sobre las actitudes hacia la vida (Geertz, 2009). En esta dirección antropológica, la cultura tiene como función principal dotar de sentido al mundo y hacerlo comprensible. Esto exige a la investigación social interpretar los símbolos clave de cada cultura, de manera densa, tal como lo sostiene Geertz, pero en diálogo con el  poder, con las relaciones sociales y con los modos de legitimación y/o resistencia del orden social.

 

En el horizonte latinoamericano, la cultura y lo cultural han sido conceptos ampliamente debatidos al ser constitutivos en la conformación de los pueblos, sociedades y estados nacionales. Dada la tensión existente entre experiencia colonial y proyecto civilizatorio, la cultura y lo cultural en la región han configurado una suerte de trama simbólica y social en la que se desenvuelve la construcción de las identidades y las subjetividades, la puesta en marcha de políticas de representación y la constitución de proyectos nacionales (García- Canclini, 2001; Martin-Barbero, 2002; Szurmuk y Mckee, 2009). Esto hace que la cultura se convierta en un referente estratégico para pensar las realidades de las infancias y las familias. La cultura es el texto y el contexto en el que se ubican las infancias y las familias en relación con un orden social predominante. La cultura también es el espacio relacional en el que operan determinadas tecnologías de gobierno para conducir las conductas (Foucault, 2007) de las infancias y las familias. Por último, la cultura es el escenario en el que las infancias y las familias son proceso y resultado de las formas de reproducción social (Bourdieu y Passeron, 2008), pero también de los fenómenos relacionados con el mestizaje, la hibridación y la resistencia (García-Canclini, 2009).

 

De esta manera, estudiar a las infancias y a las familias en la cultura implica reconocer que, tras los discursos, conocimientos, narrativas y prácticas que pretenden enunciar su lugar en el mundo, deben ser consideradas dimensiones articuladoras entre historia, cultura y poder. De acuerdo con Williams (2008), quien asume la cultura como algo ordinario, este campo de estudio busca comprender las condiciones en las que ocurre la producción social de las infancias y las familias no solo desde la alta cultura y el conocimiento científico sino también desde lo popular, la subalternidad y los márgenes (Bhaba, 2003; Spivack, 1998). Estas condiciones de producción social, siguiendo a Foucault, involucran lenguajes, saberes y prácticas que se adoptan y que operan en la vida social como saber-verdad, como prácticas de poder o como experiencia de sí (Foucault, 2005).

 

Por último, además de comprender cómo ha ocurrido la emergencia de la infancia y la familia modernas a partir de diversos mecanismos de sujeción pero también de resistencia en el contexto latinoamericano y colombiano, este campo de estudio busca interpretar las configuraciones y expresiones de las infancias y las familias en el mundo contemporáneo. Esto implica reconocer no solo las estrategias (usos y apropiaciones según de Certeau, 2007) que hacen posible en los niños, niñas y agentes que conforman familias la producción del sentido en torno a la tradición, la lengua y las prácticas compartidas, sino también las condiciones históricas, sociales y políticas en las que se instalan modos de  vida, lógicas de funcionamiento colectivo y en general esquemas que naturalizan, pero que a la vez resisten, determinadas prácticas sociales en las que estos agentes están involucrados.

 

 

 

OBJETIVOS DE LA LÍNEA DE INVESTIGACIÓN

 

  • Aportar a la construcción del campo de estudios sobre Infancias y familias en la cultura en Colombia y América Latina y el Caribe, comprendido como un espacio social, simbólico y material en el que están presentes sujetos, grupos, instituciones, saberes, prácticas y contextos, que busca dar cuenta de estas realidades históricas a partir de diversos enfoques, teorías y metodologías de investigación.
  • Comprender los procesos de configuración de las infancias y las familias en el tiempo, a través de su problematización socio-histórica, cultural y jurídico-política.
  • Caracterizar los sistemas de conocimientos modernos y emergentes, referidos al estudio de las infancias y las familias, así como sus implicaciones en los procesos de investigación en el campo.
  • Analizar las condiciones que han hecho posible la naturalización del gobierno y la gubernamentalidad de las infancias y las familias.
  • Analizar los cambios y continuidades de las infancias y las familias en sus relaciones con las subjetividades, las identidades y las prácticas sociales contemporáneas (crianza, socialización y educación) éticas, estéticas, corporales y políticas.
  • Fomentar, a partir de la investigación, proyectos, planes y programas que expliciten las realidades, problemáticas y potencialidades de los niños y niñas, incluyendo a las familias, los padres y madres de familia, las comunidades y las organizaciones de la sociedad civil.

 

Ejes contextuales para el estudio de las infancias y las familias en América Latina y el Caribe y Colombia

 

  • Conflicto social y armado
  • Postconflicto
  • Territorios
  • Memorias
  • Local-global
  • Comunicación-cultura
  • Pobreza
  • Migraciones
  • Resistencia y re-existencias

 

 

Las líneas de ambientes educativos y de familias e infancias en la cultura pertenecen al grupo de investigación “Educación y pedagogía: saberes, imaginarios e intersubjetividades”.

 

GRUPO DE INVESTIGACIÓN EDUCACIÓN Y PEDAGOGÍA: SABERES, IMAGINARIOS E INTERSUBJETIVIDADES:

Este Grupo de investigación está orientado hacia la construcción y profundización del conocimiento en las esferas biológica, cognitiva, comunicativa, lúdica, moral, sexual, psicoafectiva, familiar, social, cultural, económica y productiva de los niños, niñas y jóvenes desde la gestación hasta los dieciocho años de Colombia y Latinoamérica, articulando los diferentes saberes que interactúan en el desarrollo del ser humano; la construcción de conocimiento y profundización en los procesos de crianza y familia; y hacia la construcción y profundización del tema de la educación y la pedagogía en su interrelación de los imaginarios, los saberes y los procesos de intersubjetividad.

Clasificación: Categoría A1. Colciencias (convocatoria 781 de 2017)

 

Breve estado del arte del Grupo de Investigación: “Educación y Pedagogía: Saberes, Imaginarios e Intersubjetividades”:

En la última década la investigación en el campo de la educación y de la pedagogía se ha enriquecido con nuevos actores en el campo, nuevas temáticas, así como diversos intereses y énfasis.

Se refleja un mayor interés investigativo en las áreas básicas del conocimiento y en la informática. En efecto, el área donde más investigación se está realizando es la comunicación, lenguaje y la lectoescritura, seguida por las ciencias, la biología y los procesos científicos, así como a la matemática y la educación matemática. En el área de comunicación, un número significativo de estudios está dedicado a indagar los procesos de enseñanza, aprendizaje y evaluación de lenguas extranjeras, la enseñanza de la primera lengua extranjera y el bilingüismo. En ciencias naturales, biología y educación matemática, se refleja un interés por la resolución de problemas, la construcción de conceptos, las didácticas específicas y la formación de docentes en estas áreas.

Debido al número de grupos dedicados a estos asuntos, la investigación sobre las tecnologías de información y comunicación tiene un lugar destacado. Los temas de interés en ésta área  son la creación de ambientes virtuales y entornos de aprendizaje apoyados en las nuevas tecnologías, la creación de recursos y tecnologías para el aprendizaje, el diseño de multimedia, las implicaciones de la cultura digital y de las redes como espacio de creación de conocimiento.  

En segunda instancia, otros ejes temáticos que concentran la atención de los investigadores se refieren a la pedagogía, la didáctica y las historia de las prácticas pedagógicas; la universidad y la educación superior; la convivencia, la democracia, el desarrollo moral y  el desarrollo humano; la motricidad, la educación física y el deporte; la evaluación, la auto evaluación y el desarrollo curricular. El interés en la pedagogía se orienta a la indagación sobre la historia de la práctica pedagógica en el país, las innovaciones pedagógicas.

El trabajo investigativo de las líneas del Grupo además acepta que el desarrollo humano se entiende en el marco del desarrollo social equitativo y sostenible y que se refiere a una categoría transdisciplinar que da cuenta teórica y metodológica de procesos muy diversos de desarrollo (neuro-biológico, cognitivo-emotivo, social, moral y político), en múltiples actores (niños, niñas, jóvenes, agentes socializadores), y en diferentes escenarios (entre ellos familia, escuela, calle, medios).

La línea de Cognición-Emoción y Praxis Humana se sitúa en los desarrollos sobre la comprensión de posibles relaciones entre cognición,  emoción, aprendizaje y contexto desde una perspectiva multidimensional y evolucionaria (Damasio, J. Kagan, Pascual-Leone) en la interacción de factores genético-ambientales, dentro de una ecología humana holística (Brofenbrenner), con base en la hipótesis de un proceso  cognitivo-emotivo unificado.

La línea de Crianza, Familia y Desarrollo, avanza en la reflexión crítica de sus categorías centrales a partir de los problemas que las tesis de los participantes le plantean al campo de la niñez y la juventud. La crianza entendida como prácticas sociales instituidas e instituyentes en las cuales los niños y las niñas se constituyen como sujetos, con sus implicaciones en las formas de organización política, institucional y de programas dirigidos a su cuidado y protección en diferentes contextos. Con el abordaje interdisciplinar y complejo de la familia, ésta se diversifica haciendo evidente su pluraridad de expresiones históricoculturales y de coyuntura, así como las restricciones y oportunidades que le impone los contextos para el cumplimiento de sus funciones y el desarrollo de capacidades de sus miembros en dinámicas sociales complejas. El desarrollo humano como categoría central, es profundizada en la línea como finalidad de las acciones humanas, y como nuevas perspectivas que deben ser construidas desde el reconocimiento de la diversidad y de la necesidad de inclusión de niños y niñas con capacidades diferenciales y especiales cuyo cuidado y protección exigen a las familias, las escuelas y demás instituciones sociales cambios fundamentales y nuevas formas de interacción y comunicación en el sistema social más amplio.

Visión del Grupo de Investigación: “Educación y Pedagogía: Saberes, Imaginarios e Intersubjetividades”:

Llegar a ser comunidad académica con reconocimiento nacional e internacional orientada a la construcción de saber socialmente relevante acerca del campo educación y pedagogía: Saberes, imaginarios e intersubjetividades, en Colombia y América Latina.

 

 

Objetivos

  • Construir conocimiento sobre el campo conceptual de la Educación y Pedagogía: Saberes, Imaginarios e intersubjetividades.
  • Producir y ampliar conocimiento acerca de la naturaleza y las características del desarrollo humano: sus actores: (niñez, juventud y agentes socializadores), sus procesos: (cognitivo- emotivos, desarrollo moral y socialización política), y sus escenarios, especialmente en torno a la familia.
  • Contribuir al desarrollo de la investigación en niñez y juventud en Colombia y América Latina desde la mirada de la educación y la pedagogía.
  • Construir y validar instrumentos y protocolos orientados a la evaluación del crecimiento y desarrollo desde la concepción hasta los 18 años y construir perfiles de desarrollo de diferentes localidades, regiones y naciones de América Latina que puedan orientar la definición de políticas, programas y proyectos pertinentes a la temática.
  • Consolidar el grupo como comunidad académica en el campo de la educación y la pedagogía mediante el debate, la investigación, la comunicación de resultados, la constitución de redes y la formación de nuevos investigadores a nivel de maestría y doctorado.
  • Difundir la producción académica del grupo a través de diferentes medios escritos y de la participación directa en eventos relacionados con el campo.
  • Participar en la creación, desarrollo y consolidación de redes nacionales e internacionales de pares, comunidades académicas e instituciones,  en torno a la producción de conocimiento en niñez y  juventud.
  • Aportar criterios conceptuales y metodológicos para la formulación e implementación de políticas y programas relacionados con los diferentes procesos y escenarios del desarrollo de niños, niñas y jóvenes, y con la familia, orientados al mejoramiento de la calidad de vida y la inclusión en una perspectiva de derechos y de género.
  • Incidir en la realidad social, política y económica y cultural en las que se desempeñan los niños, niñas y jóvenes, y sus familias, por medio de diferentes estrategias de comunicación y acción social.

 

Redes nacionales e internacionales años 2015 y 2016:

Red de Educación y Desarrollo Humano. Red de Metodologías de la Investigación en Ciencias Sociales - Redmet, Red Iberoamericana de Pedagogía.Redipe; Red RIIE; American Association on Intellectual and Developmental Disabilities (AAIDD), Red Clacso, Red Internacional de Diálogos Productivos, Red INJU, Red Colombiana de Posgrados, Red de Educación y Desarrollo Humano Alianza por la calidad de la Educación, Red de Maestrías y Doctorados en Educación y Ciencias Sociales, Red de Revistas en Niñez y Juventud, Red de Diálogos Productivos, Grupo de Trabajo Clacso infancias y juventudes: políticas, culturas e instituciones sociales, Grupo de Trabajo Clacso pedagogías críticas latinoamericanas y Educación Popular, Red de educación para la paz.

 

 

Producción del grupo de investigación[2]: Artículos 162, Libros 36, y Capítulos de libro 105.

 



Inscripciones Abiertas

Programas de posgrado en alianza con universidades de Colombia y América Latina, para la formación de investigadores.

MAESTRÍA EN DESARROLLO EDUCATIVO Y SOCIAL

Convenio: Universidad Pedagógica Nacional - Fundación CINDE

Ciudad: Bogotá

Ampliar

MAESTRÍA EN EDUCACIÓN Y DESARROLLO HUMANO ME

Convenio: CINDE - Universidad de Manizales
Ciudad: Medellín

Ampliar

MAESTRÍA EN EDUCACIÓN Y DESARROLLO HUMANO MZL

Convenio: CINDE - Universidad de Manizales
Ciudad: Manizales

Ampliar

MAESTRÍA PRIMERA INFANCIA: EDUCACIÓN Y DESARROLLO

Convenio: Universidad de Santander - Fundación CINDE

Ciudad: Bucaramanga

Ampliar

DOCTORADO EN CIENCIAS SOCIALES, NIÑEZ Y JUVENTUD

Convenio: CINDE - Universidad de Manizales

Ciudad: Manizales

Ampliar

PROGRAMA DE INVESTIGACIÓN POSDOCTORAL

Convenio: Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales - CLACSO, FLACSO Argentina, Red INJU, Colegio de la Frontera Norte (COLEF) - México, Pontificia Universidad Católica de Sao Paulo - Brasil, Universidad de Manizales y CINDE.


Ciudad: Manizales

Ampliar
REDES Y ALIANZAS
SEDE BOGOTÁ

Calle 93 No. 45 A 31

Barrio La Castellana

PBX: (+57-1) 7954510

E-mail: bogota@cinde.org.co

 

 

 

SEDE MANIZALES

Calle 59 No. 22-24 Barrio Rosales
Tels: (+57-6) 882 8000 - 893 3180
Fax: (+57-6) 885 2164
E-mail: manizales@cinde.org.co

SEDE MEDELLÍN

Calle 77 Sur 43 A 27
Sabaneta, Antioquia
PBX: (+57-4) 444 8424
E-mail: medellin@cinde.org.co

Fondos de becas

Plataforma de pagos

Premio Marta Arango